Inicio » War » Rusia eleva tensión y desconecta a Ucrania de planta de Zaporiyia
War World

Rusia eleva tensión y desconecta a Ucrania de planta de Zaporiyia

A días de amagar con cerrar la planta nuclear de Zaporiyia tras intensos combates y bombardeos, Rusia desconectó a la central de la red ucraniana, elevando el riesgo nuclear y de una crisis energética para el territorio invadido.

Las tropas de Vladimir Putin atribuyeron la primera desconexión en casi 40 años de historia del complejo al daño en una de las líneas de transmisión, lo que afectó el suministro en los seis reactores y causó un apagón en la ciudad al cumplirse 183 días de guerra.

Sin embargo, el gobierno de Volodimir Zelenski, quien ayer dialogó con su homólogo estadounidense, Joe Biden, en torno al apoyo militar y económico, culpó a los soldados del Kremlin de un nuevo “chantaje nuclear”, en medio de los llamados a permitir que la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés) inspeccione el complejo, luego de que Rusia “provocó una desconexión total, la primera en la historia de Zaporiyia”.

Y agregó, junto a la empresa operadora Energoatom, que tan sólo en las últimas 24 horas se perdió el suministro eléctrico a través de la línea regular al menos en dos ocasiones, y aunque admitió que el fuego pudo ser una causal, dejó entrever que no habría razón para un segundo incidente, mucho menos en el mismo día.

Y es que la gestión defensora y la firma coinciden en que no hay claridad por parte de quienes controlan esta central de cuál fue la causa de la interrupción, que conduce a un nuevo peligro, al puntualizar que esos cortes inciden directamente en el sistema de enfriamiento de los reactores, ya que si se desconecta otra vez se corre el riesgo de una falla catastrófica o colapso.

Energoatom explicó que tras el apagón hubo problemas para conectar uno de los bloques a la red, lo que representa la mitad de los reactores en el sitio, pero que evitaron un problema mayor gracias a la activación de los sistemas de protección de emergencia, recordando del riesgo de que se pierda el sistema de enfriamiento.

Y a diferencia del invasor, la firma operadora sostuvo que tres de las cuatro líneas eléctricas ya habían sido golpeadas por los ocupantes.

Las fuerzas defensoras aclararon después de esta situación que el servicio eléctrico y las operaciones en la principal central europea se restablecieron, hecho que confirmó la agencia que evalúa el riesgo de radiación.

No obstante, los locales insistieron que se desconoce el escenario completo de lo ocurrido, pues el complejo sigue bajo control ruso desde marzo pasado, y no hay garantías de que éstos no se repita, pues saben que los rusos juegan con el control de este tipo de recursos.

Ante esta situación, el presidente Zelenski reiteró sus acusaciones contra el ejército rival al sostener que tras más de seis meses en guerra el Kremlin ha orillado al mundo a un “desastre nuclear” y radiactivo.

Por ello, instó a sus aliados a ser más firmes con Rusia al ser conscientes de esta nueva amenaza, ante lo que líderes mundiales externaron su preocupación sobre la planta nuclear, que los ucranianos acusan es usada como escudo y arma de control.

Por separado, el director de la IAEA, Rafael Grossi, reiteró el llamado a los rusos a permitir que un grupo de expertos evalúe la zona, pues prácticamente todos los días hay incidentes, pero ayer la situación fue peor.

El experto argentino resaltó que tras acercamientos con ambos gobiernos involucrados están más cerca de realizar una misión, por lo que no descarta que en cuestión de días se concrete el viaje, hecho que ratificó el ministro de Energía ucraniano, German Galushchenko; aunque el especialista no dio información sobre el apagón, por si éste podría representar una nueva traba para ingresar a las instalaciones.

La nación invadida también denunció que el ejército de Putin arrestó a dos de sus empleados, quienes continuaban en la zona, laborando bajo órdenes rusas. Según las fuerzas ocupantes, éstos filtraron datos confidenciales de la planta a las fuerzas defensoras, vulnerando la seguridad de la misma.

En respuesta, los ocupantes no hicieron alusión a las aprehensiones y se enfocaron en supuestos planes de ataque de los de Zelenski, al reiterar que son ellos los que ponen en riesgo la planta.

En tanto, el Ministerio de Defensa ofensor confirmó el bombardeo contra una estación de trenes en Dnipropetrovsk, ataque que justificó iba dirigido contra soldados al supuestamente eliminar a unos 200; sin embargo, Ucrania dijo que las 25 bajas hasta el momento son de civiles, incluyendo niños.

Además, Rusia minimizó los señalamientos en su contra, pues alista el reforzamiento de sus filas, pues ayer Putin ordenó reclutar a 135 mil personas para que sus fuerzas armadas cuenten con hasta dos millones de personas disponibles para despliegues, aunque descartó otra movilización contra la nación vecina, aunque ello no redujo las alertas, pues aliados de Ucrania recordaron que así empezó la invasión, bajo el argumento de que los desnazificarían.

Fuente: razon.com.mx

Carlos Insurance Services

ADS

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: