Inicio » Health » Menstruar en migración, para miles un martirio
Health Immigrations México USA

Menstruar en migración, para miles un martirio

A Odemarys, una migrante venezolana de 27 años, le preocupa que el precio del limón en México sea tan elevado. Cuando era adolescente, su prima le enseñó un “remedio casero” para que, tomando a diario el jugo de este cítrico, lograra pausar lo que, dice, tanto necesita ahora que cruza rumbo a Estados Unidos: menstruar, porque usar toallas, tampones o copas no es factible en su travesía.

Entró al país desde hace un par de semanas junto con otras dos familiares quienes, como ella, comenzaron a consumir el jugo de limón desde que salieron de su país, lo que, dicen, ha reducido el flujo, pero el sangrado y los malestares menstruales no se detienen y las acompañan, generándoles “vergüenza, porque luego una se mancha y no hay ni dónde lavar o a veces hay unas que no traen ni cómo cambiarse”.

“Aquí (el limón) es caro, la plata no rinde para nada, no alcanza para mucho y a veces o compro mi limón o como y prefiero no comer, la verdad. Esto es un horror, sí, que nos baje”, dice la migrante.

Pero entre mujeres van encontrando cómo solucionar un problema que sólo es de ellas. Frente a las puertas del Metro San Lázaro, más personas extranjeras en situación irregular comienzan a asentarse y se quedan a dormir.

Ya entradas en confianza, platican que unas apartaron trapos que usan a manera de toalla y lo lavan cuando encuentran un baño público, lo cual no es constante. Otras pueden adquirir productos diseñados para ello, pero para economizar no lo cambian cada cuatro horas, como los médicos lo recomiendan, lo que las arriesga a sufrir afectaciones a su salud.

La ginecóloga María Pradera, quien un tiempo trabajó en Chiapas, consideró es importante que los gobiernos creen políticas públicas de cuidados especiales a mujeres migrantes, ya que en su camino no sólo se enfrentan a la incomodidad de sus periodos menstruales, sino a posibles embarazos por abusos sexuales.

La experta dice que la mala higiene menstrual puede causar riesgos para la salud física y “se ha relacionado con infecciones del tracto urinario y problemas de salud reproductiva”.

Recordó que datos de la UNICEF indican que una higiene inadecuada en la menstruación, impide que las mujeres alcancen su máximo potencial cuando pierden oportunidades cruciales para su crecimiento.

“Las chicas jóvenes que no reciben educación tienen más probabilidades de contraer matrimonio siendo niñas y, como resultado, un embarazo precoz, problemas de malnutrición, violencia doméstica y complicaciones en el embarazo”, dijo.

A eso se suma otro factor, “la vergüenza menstrual”, misma que también tiene efectos mentales negativos: “Desempodera a las mujeres, haciendo que se sientan avergonzadas por un proceso biológico normal”.

Rocío Sánchez, maestra en psicología, dijo con La Razón que “si de por sí los cambios que vive una mujer migrante al moverse de sus sitios seguros -que muchas veces no son así-, ya implican un reto, hay que sumarle que cada mes, las mujeres tenemos la menstruación, un periodo que muchas veces vivenciamos como horroroso, ya sea porque así nos lo enseñaron o por nuestras experiencias; de no tener herramientas de higiene se vuelve traumático”.

“En el ciclo menstrual se dan etapas bastante diferenciadas. Entender cómo podemos sentirnos en cada una nos abrirá las puertas para que el ciclo menstrual no sea un punto de inflexión negativo en nuestro bienestar, pero si en ese periodo enfrentamos tensión, miedo, o pocos descansos eso puede desatar o crear conductas maniacas ante la indefensión”, expuso.

La especialista consideró que es inevitable que los cambios que se dan en nuestras hormonas no tengan impacto en el plano emocional. Las hormonas inciden sobre el equilibrio químico de nuestro cerebro y, por lo tanto, lo hacen de manera indirecta en nuestro estado de ánimo.

“Las mujeres migrantes se enfrentan a peligros realmente inimaginables y si sumas el cambio de ánimo, por el nivel hormonal que se presenta en esos periodos, hablamos de mujeres que llegan a caer en pánico, pero que igualmente es frenado por mecanismos de defensa del cerebro que actúan de manera natural en situación de peligro, pero imagínate la cantidad de químicos que sobre exponen”, añadió.

El director de la organización Pueblo sin Fronteras, Irineo Mujica, pidió la renuncia del comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño, ante el incremento de migración, personas varadas en el sur, familias sobreviviendo sin recursos y por la falta de atención que tiene en atender un problema que se ha convertido en una crisis humanitaria.

“Necesitamos a alguien que realmente tenga cabeza y resuelva el problema de la migración. Se requiere de políticas y dejarse de circos, además de no esperar a que Estados Unidos resuelva la situación. El problema lo ha creado el Gobierno y el comisionado con sus problemas legales, él debe renunciar ya”, dijo en un mensaje a La Razón.

El activista acusó al INM de ser responsable del exceso de extranjeros irregulares en Chiapas, debido a que no les dan respuesta a sus solicitudes de regularización, lo que hace que sigan varados por meses.

Señaló que, de nueva cuenta, la comunidad migrante que se encuentra en Tapachula estuvo a punto de romper las vallas de las oficinas del INM, debido a la falta de respuesta de las autoridades, mientras que no hay agentes que ayuden a la gente a resolver sus trámites.

“En vez de que el comisionado Francisco Garduño esté aquí afrontando la problemática, se encuentra turisteando; esto no es un circo, es una crisis humanitaria. En 15 días han lastimado los agentes a muchas personas. No queremos que se siga paseando, sólo que venga a resolver esta situación”, dijo Mujica.

Señaló que el titular del INM está más preocupado por el proceso legal que lleva por el tema del incendio en la estación de Ciudad Juárez de marzo pasado, y que Estados Unidos le resuelva el problema migrante, que ejecutar acciones contundentes.

Indicó que los migrantes están condenados a la muerte en México, ya que no tienen recursos para seguir sobreviviendo y no los apoyan, mientras que en otros países, como Nicaragua o Panamá, los atienden mejor y no es problema el tema.

Dijo que el comisionado se tiene que ir de inmediato y poner a alguna persona que realmente tenga el tiempo para ocuparse de la migración en México.

Fuente: razon.com.mx

ADS

%d