Inicio » USA » El tirador de Uvalde deja largo rastro de señales previo al ataque a la escuela, pero nadie lo ve
USA

El tirador de Uvalde deja largo rastro de señales previo al ataque a la escuela, pero nadie lo ve

El pistolero de Uvalde emitió tantas señales de advertencia de su obsesión por la violencia y la notoriedad en los meses previos al ataque que los adolescentes que lo conocían comenzaron a llamarlo “el tirador de la escuela”.

Una vez fue intimidado cuando estaba en cuarto grado en una de las mismas aulas donde mató a 19 niños y dos maestros. Y en la planeación de la masacre del 24 de mayo, recopiló artículos sobre el tiroteo en el supermercado de Buffalo, Nueva York, y jugó videojuegos con un joven estudiante mientras le preguntaba sobre el horario escolar.

Un informe de investigación estatal que destacó la respuesta fallida de las fuerzas del orden público al tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb también proporcionó el reporte más detallado hasta la fecha sobre las señales de alerta perdidas y las posibles motivaciones que rodearon a Salvador Ramos, de 18 años.

A pesar de muchas señales de advertencia, Ramos se las arregló para acumular legalmente más de $ 5,000 en armas, municiones y equipo en las semanas previas a los asesinatos.

Apenas unos días antes del ataque, Ramos compartió en redes sociales de sus planes de hacer algo que “lo pondría en todas las noticias”. Escribió sobre un deseo de suicidarse, compartió videos en línea de decapitaciones y sexo violento, y envió imágenes de sí mismo conduciendo con “alguien que conoció en Internet” sosteniendo una bolsa de plástico que contenía un gato muerto y apuntando desde una ventana con pistolas de aire comprimido a la gente.

“El atacante se centró en lograr notoriedad”, según el informe provisional publicado el domingo por un panel de investigación de la Cámara de Representantes de Texas. “Creía que sus canales de TikTok y YouTube tendrían éxito. La pequeña cantidad de visitas que recibió lo llevó a decirles a aquellos con quienes interactuaba que él era ‘famoso’, que en comparación ellos eran meramente ‘aleatorios’”.

El informe de 77 páginas, basado en entrevistas con miembros de la familia, testimonios y datos del teléfono de Ramos, presenta un largo rastro de señales perdidas antes de la masacre, pero señala que estas pistas solo las conocían “particulares” y no se informaron a las autoridades. También descubrió que Ramos no tenía opiniones ideológicas o políticas conocidas que hubieran hecho que sus desvaríos fueran más conocidos.

POSIBLE AGRESIÓN SEXUAL Y TIMIDEZ EN LA INFANCIA

El informe rastrea el paso de un niño tímido y callado del que en alguna ocasión uno de sus maestros lo vio como un “estudiante maravilloso” con una “actitud positiva” a un asesino en serie que dio muchas señales en línea y a los miembros de su familia de que era propenso a la violencia mientras comenzaba a acumular un arsenal de rifles, chalecos antibalas y municiones.

Una exnovia le dijo al FBI que creía que Ramos había sido agredido sexualmente por alguno de los novios de su madre a una edad temprana, según el informe, pero en ese momento, cuando Ramos se lo contó a su madre, ella no le creyó.

Sin asignar un motivo específico, el informe señaló que Ramos habló sobre dolorosos recuerdos de cuarto grado a un conocido semanas antes del tiroteo.

Los familiares dijeron a los investigadores cómo Ramos había sido intimidado cuando estaba en cuarto grado en una de las mismas aulas conectadas donde llevó a cabo el ataque. Dijeron que enfrentó el ridículo por su tartamudeo, cabello corto y por usar la misma ropa casi todos los días.

En un momento, dice el informe, un compañero de estudios ató los cordones de sus zapatos y Ramos cayó sobre su rostro, lastimándose. El informe señaló que los funcionarios escolares señalaron a Ramos como “en riesgo”, pero nunca recibió ningún servicio de educación especial.

Las malas calificaciones pronto fueron acompañadas por ausencias frecuentes, más de 100 por año a partir de 2018. El informe señaló que no estaba claro si un oficial de recursos escolares visitó alguna vez la casa de Ramos. Los funcionarios de la preparatoria Uvalde lo dieron de baja involuntariamente el otoño pasado, cuando apenas había completado el noveno grado.

Fue casi al mismo tiempo que se mudó de la casa de su madre y comenzó a vivir con su abuela, a pocas cuadras de la escuela primaria.

SU BÚSQUEDA DE NOTORIEDAD, LE ‘REGALA’ UN SOBRENOMBRE

Meses antes del tiroteo, Ramos comenzó a contactar a conocidos con “mensajes vagos pero siniestros” sobre hacer algo pronto.

En marzo de 2022, dos meses antes del tiroteo, un estudiante le dijo en Instagram que “la gente en la escuela habla de forma grosera sobre ti y te llama ‘el tirador de la escuela’”.

Al mes siguiente, Ramos preguntó en un mensaje directo en Instagram: “¿Todavía me recordarás en 50 y tantos días?” Después de la respuesta, “probablemente no”, Ramos respondió: “Hmm, está bien, lo veremos en mayo”.

Crystal Foutz, quien asistió a la escuela con Ramos, dijo a The Associated Press que con frecuencia estaba enojado y emitía “vibraciones” como si pudiera disparar en el lugar, aunque se lo tomó más como una broma que en serio.

“Escuché a la gente bromear y decir: ‘Parece un tirador en la escuela’”, dijo Foutz, aunque agregó rápidamente: “Lo he oído decir sobre otras personas”.

Ramos aceptó trabajos en dos restaurantes de comida rápida para ahorrar dinero para lo que les dijo a sus conocidos que era “algo grande”, que los miembros de la familia asumieron que era su propio apartamento o automóvil. En cambio, fueron pistolas y balas, que trató de que dos personas le compraran cuando tenía 17 años y no podía obtenerlas legalmente.

Pero el 16 de mayo, el pistolero cumplió 18 años y comenzó a comprar armas de fuego y municiones, persuadiendo a un tío para que lo llevara a una tienda de armas. Eventualmente gastó más de $5,000 en dos rifles estilo AR, municiones y otros equipos. Y sin antecedentes penales ni arresto, Ramos pasó todas las verificaciones de antecedentes.

“10 DÍAS MÁS”, UNA SEÑAL QUE MUCHOS IGNORARON AUNQUE SUPONÍAN DE QUÉ SE TRATABA

Anteriormente había escrito en línea “10 días más”, lo que provocó especulaciones de los lectores de que planeaba “disparar una escuela o algo así” o cometer un “asesinato en masa”. Un amigo le dijo que un conocido estaba “diciéndoles a todos que dispararon contra la escuela”.

También pasó tiempo jugando el videojuego infantil Roblox con el hijo de su primo, un estudiante de Robb Elementary, y “obtuvo de él detalles sobre su horario y cómo funcionaban los períodos de almuerzo en la escuela”.

“Tengo un pequeño secreto”, escribió Ramos en Snapchat a un adolescente alemán con el que se había hecho amigo días antes del tiroteo del 24 de mayo, y agregó que primero estaba esperando que le “entreguen” algo el lunes. Su pedido de 1,740 balas de punta hueca que se expanden en los cuerpos al impactar, matando más fácilmente, llegó más tarde ese día.

“Ninguno de sus comportamientos en línea se informó nunca a las fuerzas del orden”, dice el informe, “y si otros usuarios lo comentaron en cualquier plataforma de redes sociales, no parece que se hayan tomado medidas para restringir su acceso o para informarlo a autoridades como una amenaza”.

Poco antes de ingresar a la primaria Robb, el hombre armado buscó al adolescente alemán del que se había hecho amigo y publicó un mensaje de que acababa de dispararle a su abuela en la cara y estaba a punto de “disparar” una escuela primaria.

Sin estar seguro de que hablara en serio, el adolescente alemán respondió: “Genial”.

Fuente: telemundopr.com

Carlos Insurance Services

ADS

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: