Inicio » USA » El aumento de los precios de la gasolina probablemente llevó la inflación a un máximo en 40 años en EEUU
USA

El aumento de los precios de la gasolina probablemente llevó la inflación a un máximo en 40 años en EEUU

La inflación en EEUU probablemente alcanzó un nuevo máximo en 40 años en junio, impulsada por un aumento en los costos de la gasolina, alimentos y alquileres más caros, y automóviles y habitaciones de hotel más caros.

Se espera que un informe del gobierno este miércoles muestre que los precios al consumidor se dispararon un 8.8% en junio en comparación con el año anterior, según datos proporcionados por FactSet. Eso sería un aumento del 8.6% en mayo y el mayor aumento anual desde diciembre de 1981.

Una inflación a ese nivel haría muy probable que la Reserva Federal implemente otro gran aumento de la tasa de interés en su próxima reunión en dos semanas. Las tasas más altas están destinadas a enfriar el gasto de los consumidores y las empresas y desacelerar la economía y la inflación.

Estos grandes aumentos de precios también resaltarían el impacto brutal que la inflación ha tenido en las finanzas de muchas familias, ya que los costos de muchas necesidades se han disparado a un ritmo más rápido que los ingresos. A los estadounidenses de bajos ingresos y a las familias negras e hispanas les ha ido peor, ya que un mayor porcentaje de sus presupuestos se gasta en artículos como gasolina y alimentos.

Sin embargo, en lo que va de julio, los precios de la gasolina han caído de los sorprendentes $5 por galón alcanzados a mediados de junio a un promedio de $4.66 en todo el país a partir del martes. Eso sigue siendo mucho más alto que hace un año, pero la caída apunta al potencial de una inflación mucho más baja este mes y posiblemente en agosto.

Aún así, el aumento de los precios ha provocado una fuerte caída en la confianza de los consumidores en la economía, ha arrastrado a la baja los índices de aprobación del presidente Joe Biden y presenta importantes riesgos políticos para los demócratas del Congreso este otoño. El cuarenta por ciento de los adultos estadounidenses dijo que abordar la inflación debería ser una prioridad principal del gobierno este año en una encuesta AP-NORC de junio, frente a solo el 14% en diciembre.

Los estadounidenses aumentaron drásticamente sus gastos cuando la pandemia disminuyó hace un año, inicialmente derrocharon en muebles, equipos de ejercicio y otros artículos para el hogar y en los últimos meses cambiaron más a viajar, salir a cenar e ir al cine y a conciertos. La creciente demanda, en parte impulsada por los cheques de estímulo del gobierno, desbordó las cadenas de suministro y disparó los precios.

Mensualmente, los economistas pronostican que el informe de este miércoles mostrará que los precios subieron un 1.1% en junio desde mayo, según FactSet. Algunos economistas estiman que hasta la mitad de esa ganancia reflejaría precios más altos en la gasolinera.

Excluyendo las categorías volátiles de alimentos y energía, los precios probablemente aumentaron un 0.6% en junio por tercer mes consecutivo y un 5.7% respecto al año anterior.

Los aumentos mensuales de ese tamaño probablemente cimentarían el caso en la Reserva Federal para otro gran aumento de 0.75 puntos porcentuales en su tasa de interés de referencia a corto plazo, que actualmente se encuentra en un rango de 1.5% a 1.75%. En su reunión de fijación de tasas del mes pasado, los funcionarios de la Fed implementaron un aumento de 0.75 puntos porcentuales, el mayor en casi tres décadas.

La persistencia de la inflación ha desconcertado al presidente de la Fed, Jerome Powell, y a otros funcionarios de la Fed, quienes están involucrados en la serie más rápida de aumentos de tasas desde fines de la década de 1980 en un esfuerzo por controlarla.

Powell ha enfatizado que el banco central quiere ver “evidencia convincente” de que la inflación se está desacelerando antes de reducir sus aumentos de tasas. Tal evidencia tendría que ser una “serie de lecturas mensuales de inflación decrecientes”, dijo en una conferencia de prensa el mes pasado.

A algunos economistas les preocupa que el deseo de la Fed de sofocar la inflación pueda hacer que suba las tasas demasiado rápido, incluso cuando la economía, según algunas medidas, se está desacelerando. Los costos de endeudamiento mucho más altos podrían desembocar en una recesión el próximo año.

Los consumidores han comenzado a reducir un poco el gasto, las ventas de viviendas están cayendo a medida que aumentan las tasas hipotecarias y la producción fabril cayó en mayo.

A la Fed le gustaría ver un crecimiento más débil, lo que debería ayudar a reducir la inflación. Las ganancias laborales saludables en junio apuntan a una economía que aún se está expandiendo, con pocas señales de una recesión inminente.

Es probable que la inflación disminuya a finales de este año, pero no está claro cuánto. Los precios del petróleo cayeron el martes a alrededor de $96 por barril y otras materias primas, incluidos metales como el cobre, también se han abaratado, principalmente debido a los temores de recesión en Estados Unidos y Europa.

Los costos de envío de carga internacional han disminuido y hay menos barcos atrapados en el puerto de Los Ángeles y Long Beach, el más grande de Estados Unidos. Los precios mayoristas de la gasolina han caído a alrededor de $3.40 por galón, lo que sugiere que los precios minoristas podrían caer hasta $4.20 en agosto, según Omair Sharif, fundador de Inflation Insights. Los precios mayoristas de automóviles usados ​​también están cayendo, lo que apunta a una disminución de los precios de los automóviles usados ​​en los próximos meses.

Sin embargo, muchos artículos siguen subiendo de precio. Los alquileres de apartamentos han aumentado a medida que se obtienen empleos más sólidos y los aumentos salariales han animado a más estadounidenses a mudarse por su cuenta. Las rentas promedio de los nuevos arrendamientos aumentaron un 14% en el último año, según la corredora de bienes raíces Redfin, a un promedio de $2,016 por mes.

Los alquileres medidos por el índice de inflación del gobierno han aumentado más lentamente porque incluyen todos los alquileres, incluidos los arrendamientos existentes. Pero los economistas esperan que el aumento de los gastos de los nuevos arrendamientos impulse la medida de inflación del gobierno al alza en los próximos meses.

La inflación también se ha disparado en el extranjero. Alcanzó el 9.1% en el Reino Unido en mayo, el nivel más alto en cuatro décadas, impulsado principalmente por los mayores costos de la gasolina y los alimentos. En los 19 países europeos que usan el euro, alcanzó el 8.1% ese mes, respecto al año anterior, la mayor cantidad registrada desde 1997.

Fuente: telemundopr.com

Carlos Insurance Services

ADS

Generated by Feedzy
A %d blogueros les gusta esto: